La Defensa de Madrid 1936 1939, No pasarán, familias en La defensa de Madrid, Juan Antonio Gonzalez Carceles, Recuperacion de la memoria historica, guerra civil española, Los niños de la guerra, El Frente Madrid, alcalde madrid Cayetano Redondo Aceña Cesar Manuel Higinio Pedro Gonzalez Juarranz familia Carceles Conesa
Mihail Yakushin, voluntario soviético

 

El nombre de José Redondo aparece ya en la descripción de la batalla librada sobre Madrid del 7 de julio de 1937, en la página dedicada a Mihail Yakushin, voluntario soviético:

Yakushin Mihail - Voluntarios soviéticos en la Guerra Civil española.

Escrito por Mihail Zhirohov

La Guerra Civil española de 1936-1939 afectó indudablemente al destino de toda una generación de aviadores soviéticos. Ellos escribieron páginas muy notables en la historia de la guerra aérea más allá de los Pirineos, algunos de ellos en particular. No menos importante en la lista de ases de esta guerra es Mikhail Nesterowich Yakushin -que logró la primera victoria nocturna en la historia de la aviación soviética-.

Mikhail Yakushin nació el 20 de marzo de 1910, cerca de Moscú. Al igual que muchos jóvenes soviéticos en ese momento, decidió convertirse en aviador militar. Después de graduarse en la escuela de formación de pilotos militares, fue asignado al 70º Destacamento Independiente con sede en Bakú. Allí voló aviones Polikarpov I- I6 con motores M -22 y M-25. Como sus colegas recordaban, Yakushin era por naturaleza un hombre comedido que solía expresar sus pensamientos de manera sucinta y clara.

En la primavera de 1937, el segundo grupo de voluntarios enviados a la guerra de España dejó Bakú. Además de Yakushin, el grupo estaba formado por I. Eremenko, L. Rybkin, I. Trophimov, M. Petrov, S. Shelyganov y I. Karpov; viajaron a través de Francia con pasaporte holandés (aunque no hablaban bien el idioma).

No sin aventuras los aviadores soviéticos llegaron a su destino en mayo de 1937. Al igual que todos los voluntarios en el grupo, Mikhail adoptó un seudónimo bajo el cual fue conocido en España, Carlos Castejón. (Algunas fuentes a menudo declaran otro alias, Rodrigo Mateo. El problema es que los seudónimos son una complicación que hace perder mucho tiempo, sobre todo cuando se investigan las acciones de los voluntarios soviéticos. Los españoles asesores y sus amigos, entre ellos sus amigos españoles, lo llamaron Carlos Castejón y así lo recordaban. Rodrigo Mateo era el alias de Serov).

Después de su llegada se organizó, bajo el mando del I. Eremenko, una escuadrilla de aviones I- I6, llamada 1/21. Primero esta unidad realizó tareas defensivas en Cartagena y Alicante, cubriendo los buques y transportes de los ataques aéreos de insurgentes. Durante un período de inactividad forzada en junio de 1937, la mitad del grupo fue enviado al aeródromo de Los Alcázares, donde fue re-equipado con biplanos I-I5. La escuadrilla tomó entonces la nueva denominación 1/26.

La escuadrilla fue operativa dos días después de iniciada la campaña de Brunete, donde la aviación jugó un papel importante. Los insurgentes aumentaron su presencia en las batallas de aire mediante el uso de unidades alemanas e italianas armadas con modernos aviones. Pero los aviadores soviéticos consiguieron un considerable éxito, reclamando numerosos aviones enemigos derribados. El 1 de julio, Yakushin abrió su puntuación reclamando un Fiat CR-32 italiano destruido. Ese día se encargó a la escuadrilla un vuelo de reconocimiento de todas las carreteras enemigas que llegaban a Madrid desde el oeste. Por la mañana, comenzaron los vuelos previstos, sin embargo, en principio no se consiguieron resultados.

Un día cerca de anochecer, el mando decidió realizar el último vuelo del día por el conjunto de la escuadrilla. Doce aeronaves habían despegado desde la carretera que llevaba a Ávila. A unos 30-40 kilómetros de la línea del frente, sobre la región de Toledo, se encontraron con un número igual de CR-32 ¡y la batalla comenzó!

La escuadrilla obtuvo seis victorias sin ninguna pérdida, aunque ninguno de los pilotos soviéticos pudo reclamar dos de los Fiat derribados por la confusión de una pelea realizada a cara de perro. (Shingarev escribió que el comisario de pilotos voluntarios soviéticos, Felipe Agal'tsov, los visitó en la tarde del 30 de junio -su alias en España fue coronel Martín-. Shingarev menciona la fecha de aquel combate como el 1 de julio de 1937, y que era su primer combate sobre Toledo -fueron atacados por un grupo de CR-32 Fiat. Juntos, Eremenko y Kuznetsov derribaron tres Fiat y vieron a Yakushin derribar otro).

La tarea básica de la escuadrilla en esta etapa era proteger la capital, por lo que establecieron su base en el aeródromo de Campo Soto. Con esa asignación, Yakushin obtuvo las victorias siguientes: el 6 de julio de 1937, junto con Serov, derribaron un Fiat italiano CR-32 sobre la región de Brunete. Y durante los dos días siguientes de la operación los pilotos soviéticos derribaron otros dos aviones. Singarev hace la siguiente descripción de la batalla aérea que tuvo lugar al día siguiente (07 de julio de 1937) cuando obtuvo Yakushin su siguiente victoria. En la mañana temprano, Yeryomenko recibió la orden de volar hacia la ciudad de Madrid para unirse con la escuadrilla de Lakeyev en el aire. La escuadrilla de Aleksandr Minayev, mientras tanto, estaba volando sobre la línea del frente. La defensa antiaérea abrió fuego sobre los combatientes republicanos situados sobre la estación de ferrocarril de Delicias. Un Fiat CR-32 apareció del lado del puente de la Princesa. Empezó una pelea a cara de perro sobre la estación de Delicias, el puente de Andalucía, y la fabrica de Tabaco. Un grupo de Ju-52 y Do-17 apareció por el lado occidental. La escuadrilla de Minayev voló para interceptar a los bombarderos, pero los Fiat atacaron a los I-l5 y los dispersaron. José Redondo, el piloto español de uno de los I-15, fue herido; Rybkin lo protegía, pero ambos fueron forzados a pelear contra nueve Fiat. Un Fiat colisionó con otro y se prendió fuego. Rybkin y Redondo se juntaron con Petrov y Karpov, que habían acudido a ayudar. En ese momento, Yakushin, Eremenko y Serov atacaron al grupo principal de Fiat desde arriba. Un Fiat fue derribado y el piloto capturado. Los pilotos de I-15 e I-16 habían visto cuatro Bf-109, pero no atacaron a los combatientes republicanos. El I-15 del austriaco Korrows Walter fue atacado por un Fiat y fue derribado; inmediatamente el I-15 de Yakushin atacó ese Fiat y lo destruyó en el aire. Al comentar esta batalla, el investigador de la guerra civil española Víctor Turón, de Barcelona, afirma que la unidad Fiat involucrada en esta lucha fue el Gruppo 23, italiano, dirigido por el Mayor Zotti; ellos reclamaron tres I-15 y tres I-16 por la pérdida de dos Fiat: Gino Passeri (muerto) y Alfonso Mattel (lanzado en paracaídas).

La actividad de la aviación republicana obligó a los insurgentes a realizar acciones nocturnas. Empleando tácticas básicas, comenzaron a bombardear los aeródromos y las posiciones republicanas con aviones monoplazas. No se hizo nada como respuesta a estos ataques excepto tomar medidas de defensa pasiva, tales como el enmascaramiento y el oscurecimiento. Incluso la sugerencia de los aviadores soviéticos de utilizar a sus combatientes en la noche no fue apoyada al principio. Sólo después de una conferencia en el Cuartel General con el coronel español Vicente Rojo se autorizaron las actuaciones nocturnas. Tenía que ser a la vuelta y, al fin, ¡así fue! Un vuelo de patrulla de cazas nocturnos dirigido por Victor Kuznetsov (los pilotos eran Yakushin, Serov, Rybkin y Sorokin) que había sido formado por la escuadrilla Eremenko en el aeródromo de Alcalá de Henares para el inicio de la operación Brunete.

El aeródromo fue bombardeado por un Ju-52 en la noche del 14 de julio de 1937. El avión de Serov fue dañado mientras aterrizaba y el piloto resultó levemente herido en la cabeza. El 15 de julio, un Ju-52 de nuevo bombardeó el aeródromo; Rybkin trató de despegar e interceptarlo, pero no pudo arrancar el motor. Ningún avión sufrió daños.

En la noche del 18 de julio, un I-I5 (pilotado por Yakushin) se encontró con un bombardero Ju-52 y trató de interceptarlo. El Ju-52 abrió fuego y dañó ligeramente al I-I5, que aterrizó con éxito.

En la mañana del 18 de julio, Kuznetsov y Sorokin marcharon a la URSS.

Las operaciones nocturnas no fueron fáciles porque los aeropuertos no tenían la infraestructura necesaria, como faros, reflectores, etc. Se usaron los faros de los coches y hogueras encendidas en la pista, que el personal de tierra cubría a la primera señal de la presencia del enemigo. El entrenamiento comenzó en Alcalá de Henares, que era el campo de aviación más adecuado. Allí se convirtió el Chato de Yakushin en el líder de vuelo nocturno. (Algunas fuentes mencionan a Serov como líder).

El experimento se puso en práctica el 25 de julio. Yakushin empezó su patrulla a 3.000 metros de altitud, seguido de Serov a 2.600m. Yakushin avistó un avión de tres motores rumbo a Madrid. Acercándose desde el este, le atacó con sus cuatro ametralladoras casi a quemarropa, a unos 40 metros y agotando su munición. Las balas dieron en el blanco, pero el avión no cayó –tan solo alteró el curso y disminuyó la velocidad-. De vuelta en tierra, un decepcionado Yakushin discutió el resultado negativo con Serov. Decidieron que si querían incendiar el Junkers tendrían que concentrar su fuego sobre el tanque de combustible ubicado en el cruce del ala derecha con el fuselaje.

En la noche del 25-26 de julio de 1937, cuando se informó desde las líneas republicanas de bombardeos enemigos sobre el área de El Escorial, partieron hacía el frente y lo sobrevolaron de noche por primera vez. Ayudados por el resplandor de los fuegos encontraron la zona de patrulla. Esta vez la suerte acompañó a Yakushin y pronto vio un bombardero enemigo. Girando 180 grados se acercó desde el este y a su misma altura, hacia el estribor del enemigo. Acercándose lo más que pudo abrió fuego y al instante apareció la llama a lo largo de fuselaje del Junker, (era la 1:42AM). El artillero enemigo trató de impedir el ataque, pero Yakushin continuó disparando, siguiendo a la nave hacia abajo hasta que aterrizó junto al Escorial en la carretera de Robledo de Chavela. Cuatro hombres de la tripulación del Ju-52 murieron en el aire, el quinto herido fue tomado prisionero. La tripulación (todos de 3K/88 y volando Ju-52 22+ 76) era la siguiente: Teniente Leo Falk, Fieldwebel (sargento) George Ubelhack, Unteroffizier (oficiales no comisionados) Friz Berndt, Walter Brotzmann y Heinz Bottcher, que fue capturado.

Smirnov establece la fecha de esa acción el 27 de julio; quizás el vuelo comenzó antes de la medianoche. Chingarev fija la fecha antes de la medianoche. Esta confusión aparece a menudo con las fechas de los vuelos nocturnos, ya que la fecha del calendario que se notifica no es consistente. Esta fue la primera victoria nocturna republicana durante la guerra civil española.

A la noche siguiente, Serov destruyó un Ju-52 desde IK/88, con un muerto (August Heyer) y cuatro prisioneros (Johannes Remling, Rolf Pirner, Walter Schellhorn and Bruno Thielebein).

En cuanto al derribo de esos dos bombarderos alemanes por Yakushin y Serov, un libro reciente publicado por Patrick Laureau y Juan Arraez Cerda aporta alguna información nueva. Han tenido acceso a las listas de tripulantes alemanes enviados a España en 1936-1939 y han confirmado que dos bombarderos fueron destruidos: hubo un superviviente del primero y cuatro del segundo, con un total de 5 muertos y 5 capturados. Esto confundió a los historiadores durante muchos años porque las listas de Alemania publicó anteriormente contenía sólo los nombres de los muertos, y muchos autores creían que sólo un bombardero alemán había sido derribado. Ahora está claro que Yakushin y Serov derribaron dos Ju-52 en dos noches consecutivas y casi sobre la misma área.

En la madrugada del 27 de julio, Ptukhin y el personal de tierra encontraron los restos del Ju-52 tiroteado por Yakushin. Recogieron los mapas y los registros de vuelo de sus pilotos muertos, y se pudo establecer que el Ju-52 había formado parte de un escuadrón de bombardeo con base en el aeródromo de Avila que tenía el "Dragón Negro" como emblema en el fuselaje y en la aleta. Por estas patrullas nocturnas, el gobierno republicano premió a Mikhail Yakushin y Anatoli Serov con relojes de oro y coches personales, también fueron galardonados con la orden de Red Bunner por el gobierno soviético.

Estas primeras victorias elevaron el espíritu de todos los pilotos, y no sólo en el frente central, otras áreas comenzaron a organizar grupos de I-15 para caza nocturna. El negocio continuó.

El 14 de septiembre, sobre la región de Sariñena, Iván Eremenko volando un I-I6 derribó un Ju-52 de 2.G/22. Este Ju-52 tenía el código 22+61 con tripulación española: José Muntadas Prim (algunas fuentes dicen que el capitán Carlos Muntadas Salvado-Prim), Carazo Calleja , el ingeniero sargento Romero, el operador de radiocomunicaciones cabo Aparicio Velasco, y el artillero José Ramón Blasco Lavfn. El segundo piloto era ruso, el teniente Vsevolod Marchenko. Sólo Blasco sobrevivió y pudo llegar a sus líneas después de saltar; Marchenko también se lanzó en paracaídas pero fue ejecutado por los republicanos. Fue una ocasión única, a miles de kilómetros de su madre patria, ¡un ruso había derribado a otro ruso!

[V. Marchenko era un ucraniano que se graduó de la Escuela Naval de Rusia en 1911 y durante la Primera Guerra Mundial se pasó a la aviación. Durante la Guerra Civil Rusa sirvió en el ejército ruso blanco del almirante Kolchak y fue galardonado con la cruz de San Jorge. Salió de Rusia después de la Revolución de Octubre de 1917, yendo primero a Yugoslavia y luego se unió a la Legión Española sirviendo en Los Alcázares como capitán. Se convirtió en piloto de la línea aérea Madrid-París, y luego durante la Guerra Civil Española fue piloto de bombarderos Ju-52 para las fuerzas nacionalistas]

Algún tiempo después, Sobolev obtuvo otra victoria nocturna en la zona del frente. Después de esas acciones sobre Sariñena, los insurgentes no hicieron incursiones nocturnas por más de dos meses.

En la región de Barcelona Eugene Stepanov y Ilya Finn incrementaron las victorias nocturnas, con un avión italiano en la región de Valencia, a los aviadores españoles también le fue bien la noche, por lo que rápidamente cesaron los bombardeos nocturnos.

El 14 de agosto, Mijaíl Yakushin derribo un Ju-52. Como era de nuevo un avión de transporte, parecía que podrían ser rivales fáciles para los combatientes. Sin embargo, de acuerdo con informes de aviadores soviéticos, este tipo de bombardeo poseía una excelente velocidad, fuerte estructura y motores cubiertos por 5mm de chapa de acero en el capó. Además, era imposible mantenerse por un tiempo prolongado debido al potente armamento defensivo que incluía, dorsal peligroso y dos ametralladoras dorsales. Estas ametralladoras de gran calibre permitieron a los artilleros tener una efectiva zona de fuego. Sin embargo, después de varios ataques ineficaces contra este tipo de bombardero, los republicanos aprendieron a atacar desde el frente y arriba. Tales tácticas causaban que los vapores de gasolina en el carburador se inflamasen inmediatamente.

En todos los cielos de España, desde mayo a octubre de 1937, Mikhail Yakushin había ganado seis victorias aéreas (cinco personales y otra compartida) convirtiéndose así en el As.

Los pilotos rusos de 1-15 estuvieron tan sólo 6 meses de combate en España. Se reconoció que los pilotos no pudieron soportar muchas batallas aéreas durante mucho tiempo. Sobre todo debido a la tensión psicológica de combate, especialmente después de la aparición de los Bf-109 de caza alemanes. Frecuentemente enfermaron gravemente después de haber estado expuestos a choques nerviosos, hemorragia cerebral, y al agotamiento físico por exceso de trabajo. Muchos de ellos no podían soportar el clima, y debido al calor constante, no comían y bebían sólo agua. El cansancio se reflejaba a menudo en la vista.

Yakushin retorno a Rusia de su "viaje de negocios oficiales" en octubre de 1937 y pasó al servicio de la Fuerza Aérea Soviética. Al igual que con otros participantes de esa guerra, la experiencia sirvió para preparar la Fuerza Aérea Soviética durante la inevitable esperada guerra con Alemania. También participó en una unidad de acrobacia de I-16 formada bajo el mando de su amigo A. Serov, tomando parte en numerosas exposiciones, incluyendo desfiles en la Plaza Roja. Más tarde, en 1938, Eugene Yakushin fue ascendido a Jefe de la Inspección Aérea de la Unión Soviética.

El 22 de junio de 1941, Mikhail Yakushin, por ser un miembro del grupo de inspección del Estado Mayor General, llegó por vía aérea a uno de los aeródromos de la 11 ª División Mixta de aeronaves en la región de Stariy Dvor. Al enterarse del ataque a la URSS por las tropas alemanas, Yakushin ordenó al Comandante de Regimiento trasladar a la mitad de sus aviones a un campo de aire de reserva en la región de Lidda . Su compañero de la escuela de la escuela de vuelo, Comandante de Brigada General de la 9ª División Mixta de Aviones, Sergey Chernikh (también participante de la guerra en España) tuvo poco tiempo, y casi todos sus aviones fueron destruidos en el suelo (Héroe de la Unión Soviética S. Chernikh fue ejecutado el 27 de julio junto con un grupo de otros comandantes por culpa de los fracasos en los primeros tiempos de la guerra).

Incluso entonces, cuando muchos de los aviones soviéticos ya habían sido quemados en los campos de aviación, algunos comandantes todavía no hicieron nada por la amenaza de severas sanciones contra cualquier provocación contra los alemanes. Cualquier muestra de la iniciativa personal de un comandante o cualquier acto voluntario, estaba prohibido bajo la amenaza de formarse un tribunal. Estas prohibiciones también se aplicaron a Yakushin, que sin esperar órdenes, arriesgó su propia vida intentando salvar a las aeronaves.

En julio de 1941, el mayor Yakushin fue nombrado superior de uno de los sectores AF de Moscú y más tarde fue nombrado segundo comandante del 6º Regimiento de Aviación. Terminó la guerra como comandante de la 215ª División de Aviones de combate. Esta división se incluyó en la composición de la 8º Regimiento de aviones de combate, a las órdenes de otro héroe de España, A. S. Osipenko. Los aviadores de la 215ª FAD estuvieron en Prusia Oriental durante 1944.

Después de la guerra, sirvió en puestos de mando. Mikhail Yakushin se retiró de la Fuerza Aérea con el rango de Mayor General. Falleció el 05 de julio 1999.

M. Yakushin cobró cinco victorias (y una compartida) en España

(Fecha, tipo de resultado; localidad):
- 30 de junio ( o 01 de julio ? ) 1937; CR.32; destruidos; Toledo.
- 06 de julio 1937, CR 32; destruidos; Brunete (compartido con Serov ).
- 07 de julio 1937, CR 32; destruidos; Brunete.
- 08 de agosto 1937; CR 32; destruido, Brunete.
- 25-26 julio 1937, Ju-52/3m, destruida y la zona de Colmenar Valdemoro.
- 14 de agosto 1937, Ju-52/3m; destruidos; zona desconocida.