La Defensa de Madrid 1936 1939, No pasarán, familias en La defensa de Madrid, Juan Antonio Gonzalez Carceles, Recuperacion de la memoria historica, guerra civil española, Los niños de la guerra, El Frente Madrid, alcalde madrid Cayetano Redondo Aceña Cesar Manuel Higinio Pedro Gonzalez Juarranz familia Carceles Conesa
Higinio González Juarranz y María Cárceles Conesa, niños de la guerra
Higinio González Juarranz y María Cárceles Conesa se conocieron en la Colonia del Roquer, ubicada en un colegio de Arbúcias, en Gerona; Higinio llegó el 20 de febrero de 1937 y María llegó el 7 de junio; allí estuvieron hasta el 1 de febrero de 1939, se casaron 7 años después. También estuvo su hermano Pedro González..., y Paco y Claudio Cárceles, hermanos de María..., y Agustina, que se casó con Pedro. Algunos de esos niños formaron familias y muchos de ellos conservaron una larga amistad que ha durado hasta ahora.
En febrero de 1939 fueron trasladados al "Foyer des Cites-Jardin du Grand Paris, Colonie de Vacances Henri Sellier" en Hossegor, Las Landas, Francia; la fotografía es de abril de 1939 y aparecen 69 niños de los 80 que allí estaban; la identificación ha sido realizada por Pedro González. Higinio se entretuvo levantando un detallado plano de todas las dependencias con una perspectiva del edificio.

En el 50 aniversario algunos de los niños que pasaron allí parte de la guerra acudieron invitados por el Ayuntamiento de Arbúcies. Higinio conservaba una serie de imágenes y documentos como el que sirvió para la imagen conmemorativa

A la derecha el grupo reunido en el aniversario de los 50 años

 

 

 

 

 

 

Los 35 niños y niñas salieron de Madrid el 16 de febrero de 1937 y llegaron a Arbúcias el 20 de febrero, el viaje había sido muy largo ya que para evitar el cerco por el sur de Madrid tuvieron que salir en autocar por la carretera de Aragón hasta Torrejón de Ardoz, allí a la entrada del pueblo sale la carretera a Loeches; siguieron por Pozuelo del Rey, Tielmes, Chinchón, Villaconejos y Aranjuez. donde tomaron el tren hacia Valencia; el trayecto en tren fue bastante complicado ya que fueron bombardeados en Alcazar de San Juan y el tren con las luces apagadas esperó el paso de la aviación con la suerte de no ser alcanzado. El viaje pudo proseguir hasta Valencia pasando por La Roda y Albacete. De Valencia siguieron en tren a Barcelona, de Barcelona a Gerona y después hasta Hostalrich, en donde un autobús les llevó a Arbucias; allí estuvieron hasta el 1 de febrero de 1939. En la imagen se ha trazado en rojo el recorrido dentro de la provincia de Madrid sobre una foto actual de satélite; en línea azul discontinua se señala la línea del frente en esé momento, que era uno de los día mas duros de la Batalla del Jarama; se ha marcado los dos posibles itinerarios del trazado siendo más posible el que pasaran por Pozuelo del Rey y Tielmes que por Campo Real y Perales de Tajuña. El recorrido está replanteado con las notas tomadas por Higinio González de los carteles indicadores existentes en la carretera, corregidas posteriormente por su hermano Manolo que conocía muy bien ese recorrido

En su salida de España ante la ocupación de los sublevados, Higinio recuerda que salieron antes de que se hiciera de noche pero cuando llegaron a la frontera ya amanecía, el viaje, de poco mas de 100km, había durado mas de 6 horas. Pasaron por La Jonquera hasta llegar a Le Pertús, recuerda que allí los soldados eran llevados a campos de concentración en las playas.

Desde Le Pertús fueron en tren a Mont-de-Marsan, en las Landes, a casi 500km, allí estuvieron 3 días en un pajar habilitado en la parte alta de un barracón; Higinio estuvo muy enfermo esos días y pensaban que estaba muy debilitado; el lugar ya estaba cerca de su destino final en Hossegor donde llegaron el domingo 5 de febrero.

En Hossegor fueron albergados en la "Colonie de Vacances Henri Sellier" destinada en verano a los niños de París; estuvieron hasta el 7 de junio ya que fueron repartidos entre Bayonne y Biarritz para hacer sitio a los estudiantes de París; los mayores como él fueron a una granja en Saint-Pierre-d'Irube, a 4km de Bayonne; los pequeños fueron a Anglet, al norte de Biarritz; el visitaba a su hermano caminando hasta Bayonne, donde cogía el tren a Biarritz y andando llegaba a Anglet; por esta razón le dieron un salvo conducto ya que la guerra mundial había empezado en septiembre, París aun no había caído.

A primeros de diciembre de 1939 le trasladaron a Anglet para recibir clases de pintura con un pintor francés y volvió con su hermano; sólo estuvo diez días ya que les reclamaron para volver a Madrid; nunca supieron la razón ya que sus padres no lo hicieron, de hecho su padre les había advertido que si se perdía la guerra era posible que tuvieran que renunciar a volver e incluso a su nacionalidad; llevaban consigo un escrito de autorización para ser enviados a otro país, que suponían que sería Suecia. Esa carta la tuvieron que hacer desaparecer, pero existe otra carta del Comité Sueco de ayuda a los niños españoles enviada a tío Claudio Cárceles en la que Tora Hammarsten contaba su pertenencia a un grupo de mujeres que colaboraban en la protección de los niños españoles y se interesaba en sus cuidados; era frecuente el patrocinio económico de empresas y familias belgas y suecas que apoyaban a los niños de la república.

Parece que fue la Junta de Protección de Menores, creada por el nuevo Gobierno, la que se organizó su repatriación. Su familia se enteró casualmente debido a que un tío, ángel Corrochano, que hacía unos trabajos de fontanería para un organismo oficial los encontró en una lista de niños repatriados.

Después de pasar 2 o 3 días en un albergue del Auxilio Social de Fuenterrabía, que recuerda por su extrema suciedad, llegaron a la estación del Norte de Madrid el 16 de diciembre de 1939; en el compartimento viajaban él y su hermano junto con otros 3 niños de la colonia cuya amistad conservaron toda la vida: Alfonso, Victoria y Lourdes García López; la escena real la recoge la película "Canciones para después de la guerra"

Higinio González había anotado las ciudades por las que pasaba y cuando tres años despues volvió a Madrid calculó que había hecho un viaje de casi 3.000km

Pedro González tiene escritas unas memorias sobre los días pasados en Arbúcias

- álbum fotográfico de las colonias de Arbucias y Hossegor

- Otros recuerdos de Higinio González