cayetanoLa Defensa de Madrid 1936 1939, No pasarán, familias en La defensa de Madrid, Juan Antonio Gonzalez Carceles, Recuperacion de la memoria historica, guerra civil española, Los niños de la guerra, El Frente Madrid, alcalde madrid Cayetano Redondo Aceña Cesar Manuel Higinio Pedro Gonzalez Juarranz familia Carceles Conesa


Mariano Redondo Martín

Escritos de Mariano Redondo Martín

En otros patios de Granada es un relato de Mariano Redondo en el que narra su estancia en las cárceles franquistas de Baza y Granada

En 1984 Mariano Martín envió el escrito "A mis conpañeros socialistas españoles" al XXX Congreso Federal del PSOE, a sabiendas de la dificultad de que llegase a manos de algún delegado y se discutiese en el Congreso. En el texto relata su propia vida y convicciones, su lectura tiene gran interés para conocer su personalidad

Galería de fotos

Mariano Redondo, segundo hijo de Cayetano, nació en Madrid el 14 de octubre de 1915. A los trece años comenzó a trabajar como botones en El Socialista y, sin la edad reglamentaria, ingresó en 1929 en las Juventudes Socialistas y, en 1932, en la Agrupación Socialista Madrileña. Al producirse el golpe de Estado del 18 de julio de 1936 se incorporó a las Milicias de El Socialista que mandaba Federico Angulo y cuando éstas se disolvieron, pasó a formar parte del XXI Batallón del Cuerpo de Carabineros. Realizó los cursos de Oficial en la Academia de Orihuela (Alicante), de donde salió con el grado de teniente, siendo destinado a la Dirección General de Carabineros.

Posteriormente perteneció al XX Batallón de Carabineros (antes La Motorizada) con sede en Barcelona y acabó la guerra civil como Comandante Jefe de la Sección V (Cartografía) del Estado Mayor del IX Cuerpo de Ejército de Andalucía.

Fue detenido en marzo de 1939 cuando, en unión de otros compañeros, intentaba dirigirse a Gibraltar para eludir la represión. Ingresó en la cárcel de Baza (Granada) el 29 de marzo de 1939, permaneciendo en ella hasta enero de 1941 que fue trasladado a la prisión provincial de Granada. En la cárcel participó en los intentos de coordinación que las organizaciones socialistas –PSOE, UGT y JSE– impulsaron desde la mayoría de las prisiones franquistas. Contactos que se extendieron por toda la geografía española: El Dueso, Burgos, Salamanca, Madrid, Sevilla, Granada, Puerto de Santa María, etc.

Debió salir de la cárcel en los primeros meses de 1943, algo que hizo “sin permiso de la autoridad competente”, es decir, burlando el sistema judicial de cuyo engranaje llegó a ser un “experto” por su trabajo en el mismo durante sus años de internamiento carcelario.

Marchó a Madrid, donde vivían su madre y su hermana, y comenzó a trabajar en la Empresa Transportes Ferroviarios Especiales (Transfesa) en la Avenida de José Antonio (la Gran Vía). Contactó con antiguos compañeros, jóvenes socialistas, que estaban intentando agrupar y organizar a los socialistas dispersos de Madrid, que se constituyeron en Comisión Ejecutiva de las Juventudes Socialistas de España y que habían comenzado a editar El Socialista en febrero-marzo de 1943. Buscado por la policía, en octubre de 1944 tuvo que abandonar Madrid junto a Manuel González Juarranz (quien sería su futuro cuñado al casarse con su hermana Julia). Ambos llegaron a Francia en barco desde la costa de Cataluña en marzo de 1945, formaban parte de la delegación enviada por los militantes del PSOE para contactar con la gente del exilio, y les acompañaba el enlace oficial Rafael Robledo. Residió en Francia durante tres años trabajando en Carcassone, Toulouse y Marsella. Allí se casó con Paz Muiño (hija de Manuel Muiño Arroyo, en esos momentos secretario de la Comisión Ejecutiva de la UGT en el exilio y vocal en la del PSOE).

Desde marzo de 1939 ya existía en Madrid un grupo de socialistas que querían recuperar las antiguas Juventudes Socialistas de España -JSE-, rompiendo el pacto existente con las JSU de mayoría comunista. En 1945 celebraron el I Congreso de las JSE en Francia. En 1946 Mariano fue elegido Secretario Tesorero en el II Congreso, aunque en febrero de 1947 dimitió del cargo, alejándose paulatinamente de los dirigentes socialistas.

En la reunión de delegados del PSOE de julio de 1947 celebrada en Toulouse, sección a la que pertenecía, presentó una proposición cuya síntesis era, según sus propias palabras:

a) el PSOE está en España, en el interior de España y los compañeros que allí trabajan y los que no lo hacen porque no pueden, pero son socialistas, son los únicos que tienen derecho a dirigir el Partido y a hablar en nombre de él;

b) los socialistas que tenemos la fortuna de estar lejos de las garras del régimen y que en el caso de muchos de los dirigentes lo están porque no cumplieron con sus obligaciones y abandonaron cobardemente a correligionarios y subordinados, la principal, casi la única obligación y una penitencia que pudiera ayudar a lavar sus pecados, la exclusiva obligación es ayudar a los hombres del interior y, políticamente, obedecer las instrucciones que de allí reciban; y

c) en cuantas ocasiones tengan que emitir opiniones de tipo político y realizar gestiones ante los partidos hermanos y cualesquiera otras, han de hacerlo y declararlo echando por delante que representan a los socialistas españoles que luchan en España y autorizados por ellos lo hacen.

La proposición fue rechazada tras cierta polémica y acrecentó su distanciamiento con la dirección.

Se trasladó junto a su mujer a Guatemala, donde estableció una empresa de importación y exportación de medicinas y donde permaneció por espacio de cuatro años, hasta que al ser derrocado el gobierno de Jacobo Árbenz en 1954, fue detenido y, a los tres meses, expulsado del país por la frontera con Méjico. Cuando reunió a su familia marchó a Venezuela, donde fue detenido nada más llegar al aeropuerto y a los tres meses expulsado del país rumbo a Argentina. Huyendo del dictador Perón se instaló en Uruguay, donde trabajó como visitador médico durante cuatro años y participó muy activamente en la vida sindical y política del país afiliándose al Partido Socialista de Uruguay. En diciembre de 1959 se instaló definitivamente en Venezuela, donde trabajó como jefe de ventas de varias empresas y donde más tarde montó una fábrica de proceso y venta de bolsas de polietileno que, aunque era modesta y con maquinaría usada, tuvo un relativo éxito hasta que tuvo que dejarla por desavenencias con la dirección.

En la reunión en Caracas de la Comisión Ejecutiva Seccional, en noviembre de 1960, para la preparación del VIII Congreso del PSOE, realizado en agosto de 1961 en Puteaux, Paris, presentó y consiguió aprobar un texto similar al de 1947 discutido en Toulouse, que finalmente se envió a Paris, y fue leído por el mismo Mariano, como representante de la Agrupación Socialista de Caracas, aunque no fue aprobado.

Posteriormente se desvinculó de la organización, sin dejar nunca de ser socialista, solicitando de nuevo el ingreso como afiliado directo de la Comisión Ejecutiva del PSOE en octubre de 1977.
Esta información no hubiera sido posible sin el trabajo de D. Aurelio Martín Nájera.