La Defensa de Madrid 1936 1939, No pasarán, familias en La defensa de Madrid, Juan Antonio Gonzalez Carceles, Recuperacion de la memoria historica, guerra civil española, Los niños de la guerra, El Frente Madrid, alcalde madrid Cayetano Redondo Aceña Cesar Manuel Higinio Pedro Gonzalez Juarranz familia Carceles Conesa

César González Juarranz nació el 17 de octubre de 1918 y con 17 años se alistó voluntario para la defensa de la Republica. Estaba encuadrado en el Batallón Deportivo y murió en Carabanchel, defendiendo Madrid, en la estratégica zona llamada "vértice Basurero", el 27 de diciembre de 1936, con apenas 18 años recién cumplidos.

Era simpatizante, como toda su familia, de las ideas socialistas; su abuelo, Higinio Juarranz, era el primer afiliado del sindicato de herreros de la UGT. Sus hermanos recordaban con cierta devoción como su madre, de niña, llevada por su padre Higinio, había conocido a Pablo Iglesias en la Casa del Pueblo.

La foto de la derecha es del Batallón Deportivo, César es el segundo por la izquierda; esta foto formó parte de la colección itinerante de CAJA MADRID Álbum familiar 1839-1939.
Las fotos de la izquierda le sitúan en Valmojado el 8 de octubre de 1936 en la preparación de trincheras ante el avance de Mola sobre Madrid, en las tres fotos es el primero por la derecha.

Pertenecía a la XI columna, grupo C, mandado por el coronel Adolfo Prada Vaquero, se trataba de una de las columnas milicianas de la defensa de Madrid, existentes antes de la militarización general de marzo de 1937.

Se puede consultar el inventario de las fuerzas de la defensa de Madrid en noviembre: "COMANDANCIA MILITAR DE MADRID. ESTADO MAYOR. Estado de situación de las fuerzas el 23 de noviembre de 1936" donde se indica que la XI columna, de Mena, con puesto de mando en la c/ Toledo 149, tenía 3 sectores con un total de unos 10.700 hombres. El Grupo tenía su puesto de mando en Delicias 71 (Fábrica Philips) y era el mas numeroso, con 4.800 hombres; el armamento era bastante escaso, según dicho inventario sólo alcanzaba para el 74% de los milicianos y tenían un número muy limitado de ametralladoras y artillería. De hecho César González no siempre tenía fusil y había recibido instrucción para el uso de bombas de mano.

Su cuartel estaba en Claudio Coello y recibía 10 pesetas diarias, que su familia siguió recibiendo cuando desapareció.

A finales de diciembre las fuerzas moras y legionarias estaban momentaneamente detenidas; Franco renunciaba a la toma inmediata de Madrid; las milicias madrileñas intentaban recuperar Carabanchel con el apoyo de la escasa aviación republicana, eran días de espesa niebla y esto retrasaba la operación...

Su hermano Higinio González, cinco años más pequeño, recuerda que el 27 de diciembre se encontraba toda la familia refugiada en el edificio de Tabacalera bajo el abrigo de sus gruesos muros.

Desde alló oían el bombardeo, que fue muy duro, y pensaban en su hermano, que en ese momento estaba en la batalla; a los pocos días supieron que había caído, aunque mantuvieron la esperanza de que no estuviese muerto, incluso de que hubiese sido hecho preso. Su familia le buscó con la esperanza de encontrarlo durante mucho tiempo.

Su padre conservó una nota manuscrita de un amigo, que intentó averiguar lo sucedido; en dicha nota el amigo afirma que el sargento de su hijo César había confirmado su muerte y pedía a la familia que no indagase mas, reproduzco la nota debido a que ese triste papel guardado durante años y escondido al final de la guerra es parte de la escasa información que le quedó a mi familia:

"Amigo Ismael me .. enterado del encargo en el cuartel y el sargento de César me ha dicho que lo mataron en el combate del lunes 28 (hay un error en la fecha).

Arreglate como puedas y díselo a su familia y no indiques que yo te lo he dicho pues tenemos orden de no decir nada acerca de ellos, para mayor seguridad (aparece tachado en la nota) Salud. tu amigo Victorino"

En diciembre de 1936 su hermano mayor, Manuel González, estaba fuera de Madrid y cuando volvió se acercó a la línea del frente para intentar recuperar su cuerpo; desde la trinchera pudo observar los cuerpos de los caídos, atado a una cuerda gateó para acercarse al que pensaba que era el de su hermano; finalmente tuvo que abandonar debido a que la posición estaba barrida por el fuego enemigo.

Al terminar la guerra civil su hermana Antonia recorrió la zona infructuosamente; las líneas del frente no se había movido en mas de dos años y los cuerpos caídos nunca pudieron ser recogidos, quedando abandonados; Antonia encontró restos y vestimentas pero nada que pudiera permitir reconocer el cuerpo de César.

Sólo quedó el recuerdo de su enorme vitalidad, truncada a los 18 años y lo que alcanzó a hacer en sus pocos años de existencia.

La familia buscó siempre cualquier noticia que pudiera servir para saber algo de su triste final...

El Diario de campaña de César

Recuerdos de su hermano Pedro González

La orden de Batalla del asalto al Vértice Basurero el 27 de diciembre de 1936

Preparación del asalto al Vértice Basurero según Ángel Lamas Arroyo, jefe del Estado Mayor de la columna del coronel Mena (Tercer Sector de la Defensa de Madrid)

Referencias sobre el Batallón Deportivo y las batallas de diciembre de 1936